RESEÑAS — 31/10/2016 at 4:30 pm

Artaud

por

Artaud es punto de partida y disparador certero de posibilidades para reactualizar, de algún modo y las veces que estemos dispuestos, lo que suponemos que es la locura. Sergio Boris y Adrián Silver junto a un notable elenco invocaron a Antonin Artaud en el 2015 y volvieron a hacerlo este año los domingos en el Teatro Beckett.

artaud-destacada

César le abrió la puerta a Fabio sin consultar a los demás; Fabio vive con cagadera y tapa el baño que César se la pasa destapando; Marta y Nacho hacen uso de su jerarquía, y Moni entra y sale de lo que fue un hospital psiquiátrico y hoy es la oficina del estacionamiento que les deja algunos mangos. En la amenazante espera de los que van a venir a corroborar, Moni, estallada, grita: “No sabíamos nada nosotros, Nacho, no sabíamos nada ni de los pabellones ni de la heladera ni de la mierda, ¡ni de la mierda!”. La bosta latente de los que viven ahí dentro y en el entre: afuera hay olvidos y camiones hidrantes que barren los colchones de los locos que duermen en la calle.

No es necesario ser especialista en la obra del poeta y dramaturgo francés para recibir plenamente esta obra; parecería que Artaud es omnipresente, que sobrevuela la puesta y que no se lo puede enjaular en algún lugar exclusivo. Sus testimonios están aquí y allá, sus experiencias con la inclemencia de la electricidad, también. Desde la escenografía y el diseño sonoro hasta el texto dicho, la unicidad está en la polisemia: la percepción va y viene, entre lo estético y lo político, no sin hacer cantidad de parates en el humor, o en situaciones que no son de tanta gracia, pero que causan risa, y mucha.

El lenguaje de los internos en la oficina del estacionamiento se vale de la repetición: una y otra vez dicen de la misma manera, a la vez que construyen el crescendo de la dramaturgia. El trabajo en equipo de estos actores enormes se ve ahí, en el juego abierto entre posibles. Es el habla de cada uno, en realidad, el que edifica cada mundo interpretativo: los cinco crean un sólido universo en conjunto, y cada uno, un mundo en y de sí mismo. El acierto del vestuario refuerza la singularidad poética que encarnan, y se agradece, porque la riqueza de sus configuraciones es grande.

Artaud apunta directo y no se sale ileso. Una obra para ver más de una vez.

Ficha técnico artística

Dirección: Sergio Boris

Actuación: Elvira Oneto, Pablo De Nito, Verónica Schneck, Diego Cremonesi, Rafael Solano

Asistencia de dirección: Adrián Silver

Escenografía y realización: Ariel Vaccaro

Diseño gráfico: Julieta Yepes

Vestuario: Magda Banach

Iluminación: Matías Sendón

Diseño sonoro: Carmen Baliero

Fotografía: Ariel Feldman

Producción ejecutiva: Laura Santos y Clara Fortin

Técnico de sonido: Diego Quiroz

Este espectáculo formó parte del Ciclo Invocaciones

BECKETT TEATRO

Guardia Vieja 3556

Teléfono 4867- 5185

http://teatrobeckett.com

Domingo 17:30 h

$ 200,00 / $ 150,00

Artículos relacionados

Las ternas de los Trinidad Guevara 2012
¿Quién es el Sr. Schmitt?
El viejo príncipe
Bufarra, carne a la parrilla