ARCHIVO — 10/08/2016 at 6:12 pm

Brecht

por

Con el ojo puesto en el procedimiento, Brecht de Walter Jakob y Agustín Mendilaharzu logra un ritmo propio que nos envuelve desde el humor y nos golpea desde sus quiebres. Por acá, algunas recomendaciones antes de meterse a esta máquina teatral.

Brecht DESTACADA

El comienzo es por su revés. Un detrás de escena caótico de actores y actrices alborotados. Su productor acaba de contarles que no pueden salir a escena con su versión de “western bechtiano” porque los derechos de la obra de Bertolt Brecht corresponden a sus herederos y entre el público hay inspectores que verificarán cada detalle de la propuesta. Pero “Brecht es del pueblo loco” y rápidamente alteran las escenas, cambian algunos elementos y dan vuelta esas siluetas de escenografía invertida (ahora ya originales dispositivos escénicos) para abrir la función.

Si en el texto original de El círculo de tiza caucasiano el autor alemán se pregunta por la pertenencia de la tierra (si es de quien la hereda o de quien la trabaja) acá Jakob y Mendilaharzu cambian el objeto de la pregunta y cuestionan la propiedad de los argumentos. Así, apropiándose del procedimiento brechtiano fundamental de la reescritura, los autores configuran esta versión para el Ciclo Invocaciones del Centro Cultural San Martín donde directores de la escena porteña entran en diálogo con la producción teórica de figuras emblemáticas del siglo XX.

Sobre el escenario, un despliegue intenso de idas y vueltas bajo el ritmo propio de la disrupción. Y en ese pacto ficcional que permanentemente se va quebrando, la obra nos deja la distancia justa que necesita para ser comprendida. Entonces las escenas se suceden con precisión para dejarnos, a la par de los argumentos, su propio procedimiento develado y desde allí criticar ciertas convenciones sociales. “¿Y por qué yo tengo que hacer de sirvienta y ella siempre de ama?” pregunta que resuena entre uno de los conflictos desarmados sobre el escenario, pregunta que apunta, distancia propuesta mediante, a la lógica impuesta que fija los roles en una sociedad de clase.

Y en este desarme, los mecanismos son precisos: las actuaciones que con toda claridad logran llevar bien arriba este vaivén caótico, la música en vivo que se va armando a la par de las escenas y los dispositivos escénicos que ordenan y delimitan entre sus movimientos plásticos todos estos argumentos sobre la tierra del western. La máquina teatral está en marcha, no nos queda otra que dejarnos caer en este doble movimiento de absorción y expulsión.

Ficha técnico artística

Dirección y dramaturgia: Walter Jakob, Agustín Mendilaharzu

Actuación: Juan Barberini, Fernanda Bercovich, Vanesa Maja, Horacio Marassi, Paula Pichersky, Marcelo Pozzi, Pablo Seijo, Daniel Tur, Gabriel Zayat

Curaduría: Mercedes Halfon

Dramaturgista: Gabriel Zayat

Música original: Gabriel Chowjnik

Músicos: Gabriel Chowjnik, Fito Reynals

Diseño de escenografía: Ariel Vaccaro

Realización de escenografia: Ariel Vaccaro

Vestuario: María Emilia Tambutti

Iluminación: Eduardo Pérez Winter

Operación de luces: Eduardo Pérez Winter

Asistencia de iluminación: Mauro Gianera

Asistencia de dirección: Gabriel Zayat

Producción ejecutiva: Gabriel Zayat

Producción: Carolina Martin Ferro

Este espectáculo formó parte del evento: Ciclo invocaciones

EL CULTURAL SAN MARTIN

Sarmiento 1551

Teléfonos: 4373-8367 Fax 4374–1251/59 int. 273/278

centroculturalsanmartin.com

 

Duración 90 minutos

Artículos relacionados

Mi vida después
El Cultural San Martín con todo para el 2014
La bestia rubia
Mecánicas