ARCHIVO — 01/06/2015 at 9:00 am

Constanza Muere

por

Constanza va a morir, o por lo menos eso es lo que esperamos al entrar a la sala. Lo complejo es cómo va a ser esa muerte, de qué manera. Dos palabras que resuenan mucho en la obra son el todo y la nada, como si fuera de esas dos abundancias sobre lo que vamos a presenciar, cómo se pasa de uno a otro y cómo se sostiene esa incertidumbre.

constanza-muere-destacada

Constanza comienza expresando físicamente cómo se siente esa mezcla de sensaciones por las que está pasando. Se enfrenta a una niña pianista muda y a Lucio, un burro (o asno, como él gusta llamarse) y comienza a mostrarse, sin palabras, esa comezón que puede sentir cualquiera que va a dar un gran salto; aunque para ella sea el final. La destreza actoral de Analía Couceyro, que se mantendrá en alza toda la obra, abre la historia haciéndonos entender perfectamente de qué van a hablar: de algo sobre lo que no hay palabras, solo sensaciones y comezón.

Constanza filosofa cual si fuera la primera mujer, como si antes de ella no hubiese ocurrido nada, y Lucio vocifera sus ideas, leyendo poesía y hablando del misterio, la naturaleza y el vacío; como invocando a ese otro lugar que no saben bien qué es pero que ya se está instalando. El escenario está rodeado de sus recuerdos, como surcos de la memoria llenos de pequeños y triviales objetos que la conforman. Perimetran y cruzan el escenario, multiplicándose, como aplaudiéndola.

Constanza Muere

En una mezcla de humor, no solo negro sino despiadado, y con una sensibilidad entrañable, la obra nos sumerge en ese ensayo del último acto de una vida. La dramaturgia de Ariel Farace sobresale por su simpleza y puntería para hablar de un tema tan complejo como la muerte, la vejez y la melancolía, sin caer en lugares comunes ni perder profundidad. La puesta se destaca más aún porque no plantea el final con grandes actos heroicos o poéticos como el mismo personaje de Constanza quiere, sino solo un té con galletitas, una regado de plantas o una melodía simple en el piano. Suficiente para hacernos entender que lo cotidiano también contiene dentro de sí, el misterio, la naturaleza y el vacío.

Ficha técnico artística

Dirección: Ariel Farace

Dramaturgia: Ariel Farace

Actuación: Analía Couceyro, Florencia Sgandurra, Matías Vértiz

Escenografía: Mariana Tirantte

Vestuario: Gabriela A. Fernández

Iluminación: Matías Sendón

FotografíaRenato Mangolin

Musicalización: Ariel Farace, Florencia Sgandurra

Asesoramiento en danza: Susana Brussa

Asistencia de dirección: Juan Manuel Wolcoff

Co-producción: Festival Dois Pontos, Entre_espaço Cultural Sergio Porto

EL PORTÓN DE SANCHEZ

Sanchez de Bustamante 1034

Teléfono 4863 – 2848

elportondesanchez.com.ar

Domingo 17:00 hs

$ 220,00

Duración 70 minutos

Hasta el 30/07/2017

Artículos relacionados

Lima Japón Bonsai
Argentina for export: Festival Internacional de Arte de Shanghai
Entonces bailemos
Cactus orquídea