RESEÑAS — 01/08/2017 at 6:51 pm

Copi: El homosexual o la dificultad de expresarse / Eva Perón

por

Raúl “Copi” Damonte, fue un dibujante, dramaturgo, director, actor y ensayista argentino; de raíces uruguayas, exiliado y muerto en París en 1962. O como a él le gustaba llamarse: con nacionalidad de artista. Militante en el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria, escribió obras sarcásticas y provocadoras, atravesadas por la problemática de la lucha homosexual.

Marcial Di Fonzo Bo, quien repite la biografía de argentino que vive en Francia, heredó a Copi como quien hereda un alhajero de la abuela. En su caso, de sus tíos, Fernando y Marucha Bo, quienes formaron parte del Grupo TSE  (un grupo de artistas argentinos radicados en Francia que trabajaban con las vanguardias setentosas que mamaron en el Di Tella) junto al dramaturgo, Alfredo AriasMarilú Marini, entre otros.

Actualmente, y hasta el 9 de septiembre, el Teatro Nacional Cervantes tendrá en cartelera El homosexual o la dificultad de expresarse y Eva Perón. Ambas de autoría de Copi y dirigidas por Di Fonzo Bo.

Cuando el telón se abre, se imponen ante nosotros unos témpanos de hielo. Son el hogar siberiano de Irina (Rosario Varela) y su Madre (Juan Gil Navarro), las dos transexuales, las dos travestis, las dos transgénero, las dos hombre y mujer a la vez… da igual. Le profesorx de piano de la ¿muchacha?, Garbo (un magistral Hernán Franco), entra en cuadro para confesar su amor por ella y reclamar una paternidad sobre un hijo que Irina gestaba antes de que fuera cagado. Todos deciden fugarse de un sistema que los oprime hacia China en un trineo ofrecido por el marido de Garbo (Carlos Defeo) y gracias a la gentileza del General Pouchkine (Rodolfo de Souza).

Luego de esta joyita, viene un intervalo. El actor transformista Gustavo Liza nos dice unos textos de Copi reunidos por el director. Debería funcionar como pez en el agua, en el contexto del que hablamos. Sin embargo, la pecera está vacía y el actor no es dueño de lo que dice. El momento no es ni un stand-up, ni un show transformista. Como quien dice, ni chicha ni limonada.

Finalmente, lo que Rial estaba esperando. Se viene Vicuña teñido de rubio y haciendo a Evita. La obra transita los últimos momentos del cáncer que fulminó a la figura política, momentos de morfina y resentimiento paranoico y maquiavélico. Las víctimas de esta Eva “mezcla de Marilyn Monroe con Stalin” -en palabras del autor-, son su Madre (Carlos Defeo, deslumbrante), un intransigente Perón (Rodolfo de Souza), Ibiza, algo así como un secretario privado de ella (Juan Gil Navarro) y, la más trágica de todas, la enfermera (Rosario Varela).

Ambas piezas son interrumpidas por unos bizarrísimos cuadros musicales chinos, con coreo y todo. Algo que, a algún nerdo como yo, le podrá hacer acordar a las películas musicales del cineasta chino-malayo Tsai Ming-Liang:

La gráfica de la nueva propuesta del TNC que promociona la obra ya nos va dando una idea: un Copi bien grande y en el centro de la imagen desplaza hacia un lado a los títulos de las obras. Y eso es efectivamente lo que sucede en el hecho teatral. Copi se antepone a ellas, se celebra y se revive como caballito de batalla a un contexto TRUMPístico que replica puntos de contagio xenófobo por el mapamundi. “¡Hablá, marica!“,  diría Pepito Cibrián.

¿Cómo funciona este primer plano de Copi por sobre sus obras? De dos formas. La primera es bajo esta especie de festival no declarado, que tiene lugar en el TNC desde el mes de julio con el estreno de cuatro obras de su autoría, divididas en dos hechos teatrales distintos, la presentación de dos libros sobre el autor franco-argentino y una exhibición de sus manuscritos, historietas, ediciones varias… Pueden leer más en detalle sobre esto acá.

La segunda es porque en palabras del director de El homosexual o la dificultad de expresarse / Eva Perón, estas obras fueron puestas en escena en forma conjunta bajo la intención de que no prime una sobre la otra. Que el espectador no se vaya con el gusto en los ojos de haber visto una obra sobre la homosexualidad como medio de expresión posible en el contexto de un estado totalitario (en el caso de la primera), ni una obra histórica sobre la emblemática figura de la abanderada de los pobres (obviamente, la segunda). Sino que el espectador se vaya con una buena dosis de Copi puro encima. ¡Heles aquí el gran acierto de esta obra! Las intenciones del director se logran y se agradecen, se vivifica la poética copiany se incentiva que podamos hablar de ella y a través de ella como posible nuevo lenguaje que atraviesa geografías e identidades.

Ficha técnico artística 

Dirección: Marcial Di Fonzo Bo

Autoría: Raúl “Copi” Botana

Traducción: Joani Hocquenghem y Jorge Monteleone

Actuación: Carlos Defeo, Rodolfo de Souza, Hernán Franco, Juan Gil Navarro, Gustavo Liza, Rosario Varela, Benjamín Vicuña

Música original: Etienne Bonhomme

Asistencia de dirección: Ana Calvo

Escenografía: Oria Puppo

Asistencia de escenografía: Martina Nosetto

Vestuario: Renata Schussheim

Asistencia de vestuario: Laura Copertino

Iluminación: Bruno Marsol

Asistencia de iluminación: Facundo David

Asistencia de sonido: Franco Amorosino

Producción: Silvia Oleksikiw, Luciana Quintana, Maxi Libera

Coproducción: Comédie de Caen, Centre Dramatique National de Normandie (Francia).

TEATRO NACIONAL CERVANTES

Libertad 815

Teléfono 4816-4224/4815-8883

teatrocervantes.gob.ar

De jueves a domingo  20:00 h

$ 120,00 / $ 90,00

Duración 145 minutos

Artículos relacionados

La gran Gambaro
La crueldad de los animales
Próximo
El viejo príncipe