RESEÑAS — 15/05/2013 at 10:45 am

Delia

por

“¿Te incomoda mucho el silencio a vos, Delia?”

Delia Ogando está naufragando en su propio nombre. Huérfana de padre, es el patito feo en la oficina, la hija sumisa, la hermana del medio que va a cuatro psicólogos porque no se decide por ninguno. “Tengo que cambiar algo en mi vida. El mundo así como está me parece horrible”. Esta heroína de lentes y colon irritable emprende su viaje iniciático a través del cambio y el amor allí donde la vida despierta. “Es aquí, es ahora, es ya”.

Delia está llena de inocencia y ternura.  La oficina es gris. Su madre de novela (la mala del melodrama) la maltrata vestida de violeta atrapante. El mundo de Delia es un diseño móvil, sin apagones, que alterna entre la oficina, la casa materna, su habitación, un cementerio. “¿Quién dijo que la familia es la mejor manera de acomodar los cuerpos en el espacio?” Con mucho énfasis en el lenguaje visual, dinamismo y ritmo, los actores cambian de registro, interpretan varios personajes, juegan al disfraz.

Es  la ópera prima de Sebastián Suñé, actor que se está animando a plasmar lo suyo propio y dirigirlo. Con estética de cómic, humor, toques de varieté y parodia al melodrama televisivo ochentoso, Delia es un juego dominical de nenes grandes, alegres, sensibles y un poco pillos que están tratando de crecer sin lastimarse. De encontrarse con aquello que perdieron y que son para poder seguir. Siempre adelante.

Ficha técnico artística

Dirección: Sebastián Suñé

Dramaturgia: Sebastián Suñé

Actúan: Victoriano Arana, Nacho Bozzolo, Agustina Cerviño, Laila Duschatzky, Paula Staffolani

Asistencia de dirección: Luciana Becerra

Escenografía: Alejandro Alonso Marcucci, Natalia Gonzalez

Vestuario: Gustavo Alderete

Diseño de luces: Rocío Caliri

Música original: Mauro Toro

Fotografía: Luciana Becerra

Ilustrador: Javier Pomposiello

Prensa: Correydile Prensa

http://delialaobra.wordpress.com/

Duración: 70 minutos

Hasta el 30/04/2016

Artículos relacionados

Todos mis miedos
Moralamoralinmoral
Mecánicas
Verde esperanza y no pierde