RESEÑAS — 18/11/2016 at 1:56 pm

Descenso

por

A partir del famoso comienzo “in media res” arranca esta obra; con un fuerte golpazo durante una discusión entre sus cinco protagonistas, en las horas finales de un secuestro. Y la tensión de ese golpe (aparte de ser literal), se sostiene en el cuerpo de sus protagonistas, que deambulan por un maloliente sótano con olor a tabaco y sabor a humedad.

descenso-destacada

Tras dos años de investigación actoral, la Compañía Sudado entrega su segundo trabajo en el que se evidencia una sólida interpretación por parte de sus integrantes. Podemos resumir esta puesta con la palabra intensidad, de principio a fin estamos inmóviles en la butaca encarnando los vaivenes de un secuestro. Sin una trama organizada a la manera clásica, nos quedamos con la hitchcockiana sensación de haber puesto el ojo sobre una mirilla y por 55 minutos espiar el descenso de estos secuestradores. Este es quizás el mayor acierto y desafío de la puesta dirigida con precisión por Jorge Eiro. Correrse de la historia masticada y con moño, para ofrecer el resultado de una larga exploración artística que repercute directamente en el cuerpo de los espectadores.

El secuestrado está, pero no se ve. Se oyen sus gritos y los golpes del verdugo. En escena los protagonistas están tensos, discuten por todo y exponen sus rencores e inseguridades. La única mujer del grupo está a punto de dar a luz y, aparte de ser la responsable de haber entregado a la víctima, es quien lleva adelante la acción entre sus compañeros y familiares. Se encapuchan, fuman, gritan, escupen restos de un pollo desmenuzado. Todo entre fajos de dinero que tienen que repartir y que, como siempre, es el disparador de la discordia.

La puesta en escena es profunda y le permite a los actores esconderse entre columnas y sombras. Van y vienen, nerviosos. Se refrescan la cara con agua de pozo, escuchan radio y siguen discutiendo. Pelean hasta sangrar.

Y así como empieza termina, con un estruendo final, con sangre y plata desparramada en la escena de un descenso. Y uno que sigue ahí, conteniendo la respiración.

Ficha técnico artística

Dirección: Jorge Eiro

Actúan: Facundo Aquinos, Melisa Hermida, Cristian Jensen, Facundo Livio Mejías, Alberto Antonio Romero

Colaboración en dramaturgia: Ignacio Bartolone

Vestuario: Bárbara Zago

Escenografía: Ariel Vaccaro

Diseño de luces: Lucia Feijoó

Diseño sonoro: Eliseo Gómez Carrillo

Fotografía: Estrella Herrera, Luz Soria

Diseño gráfico: Sebastián Roitter

Asistencia artística: Eliseo Gómez Carrillo

Asistencia técnica: Alejandro Suárez Pryjmaczuk

Asistente de sonido: L’Eveque

Producción: Compañía Sudado

TEATRO BECKETT

Guardia Vieja 3556

Reservas 4867 5185

teatrobeckett.com

Viernes 21:00 hs

Duración 55 minutos

Artículos relacionados

La historia del señor Sommer
Alfredo Alcón: Carta abierta y adiós
¡Feliz 2016!
Epílogo 2016