ARCHIVO — 27/03/2014 at 8:30 am

El Gran Deschave

por

La televisión une y separa a las personas. Al mismo tiempo y sin contradicciones. Las une porque les da un foco de atención común que les permite compartir algo y las separa porque poner el foco en la televisión es no ponerlo en el otro o en nosotros mismos. Es una droga, un opio moderno, y, como muchas drogas, nos seda y nos da placeres efímeros y fugaces que solo sirven para tapar los agujeros que subyacen nuestra, a veces dolorosa, realidad. En El Gran Deschave, una pareja enfrenta la falta de televisión y, por consiguiente, de sedante artificial. Esta abstinencia los obligara a despertarse y a enfocarse en el otro, en sí mismos, en su relación y en todo lo que esas cosas significan.

Susana y Jorge no están del todo satisfechos con sus vidas y la mezcla de la ausencia inesperada de la novela de la noche con el alcohol sacará todos los trapos sucios al sol. La obra transita el fino borde entre lo cómico y lo brutal, como a menudo sucede con la realidad. Por momentos, la típica comedia de estereotipos de mujer frustrada casada con un hombre que no es tan culto o rico o amoroso como ella quisiera, y el hombre frustrado que quisiera irse al campo a ordeñar vacas y vivir una vida más simple. Por otros, un drama tan violento que casi obliga al espectador a bajar la cabeza. La falta de entretenimiento los lleva a realizar la letal tarea de recordar y, en esos recuerdos, se deschava todo lo que había estado desde hacía tanto tiempo.

Cuando ya no quedan excusas para no hablar, para no pensar, para no reflexionar, para no aislarse, para no sentir, es así que quedamos desnudos, frente a frente, y nos enfrentamos y todo se va indefectiblemente a la mierda.

Ficha técnico artística 

Dirección: Luciano Suardi

Autoría: Armando Chulak, Sergio de Cecco

Actuación: Alberto Ajaka, Marcelo Bucossi, Ivan Moschner, Graciela Pal y Eleonora Wexler

Música original: Carmen Baliero

Músicos:   Miguel Alché, Juan Faisal, Martín Miguel López Grande

Asistente de dirección: Ana Calvo

Escenografía: Graciela Galán

Vestuario: Gabriela A. Fernández

Iluminación: Matías Sendón

Producción: Melina Ons

TEATRO CERVANTES

Libertad 815

Teléfono 4816-4224

teatrocervantes.gov.ar

 

Artículos relacionados

Viejo, solo y puto
Matar cansa
Prueba y error
Matías Feldman: "Buscamos generar ruido en el espectador para llevarlo a una reflexión."