ARCHIVO — 16/09/2015 at 12:49 pm

El hambre de los artistas

por

Desde un carromato estacionado en un rincón perdido de no sé dónde, una mujer barbuda, un payaso, una cantante, un mago y quien supo ser un actor “de carácter” conforman una troupe de artistas ambulantes que grita a voz en cuello, clama por los espectadores que ya no logra enamorar.

El hambre de los artistas

Por encima, sobrevolando todo, el fantasma del triunfo (que en cada paso dado es promesa y es fracaso), corporizado (o mejor dicho, sonorizado) en el programa de televisión del Payaso Miguelito. En ese marco, el grupo de artistas descubre la fórmula perfecta para desandar los caminos del hambre y viajar en el tiempo, con la cuota insoslayable en todo acto de creación: sumergirse en la mierda humana.

¿Cuál es el lugar del arte? ¿Qué valor tienen los artistas? ¿A quién o qué (le) sirven? ¿Por qué no deberían hambrearse? ¿Cuál es la eterna batalla entre arte viejo y arte nuevo, si lo viejo y lo nuevo cambiarán siempre? ¿Dónde radica el éxito? Estos son algunos de los interrogantes que la obra dispara como fuegos artificiales, encendidos por la extrema belleza del vestuario, la luz, la escenografía. Porque El hambre de los artistas es una obra de una hechura caleidoscópica que a cada golpe de mano cambia el foco y nos presenta otra postal luminosa, por momentos confusa, del oficio del teatro.

Ficha técnico artística

Dirección: Alberto Ajaka

Dramaturgia: Alberto Ajaka

Actuación: Leonel Elizondo, Sol Fernández López, Karina Frau, Rodrigo González Garillo, Georgina Hirsch, Luciano Kaczer, Gabriel Lima, Julia Martinez Rubio, Luciana Mastromauro, Andrés Rossi, Alberto Suárez y María Villar

Vestuario: Betiana Temkin

Escenografía: Rodrigo González Garillo

Iluminación: Adrian Grimozzi

Diseño sonoro y música: Jose Omar Ajaka

Asistencia General: Hernán Ghioni

TEATRO SARMIENTO

Av. Sarmiento 2715

Teléfono 4808-9479

complejoteatral.gob.ar

Jueves, viernes y sábado 21:00 hs. Domingo 20:00 hs.

Artículos relacionados

¡Llegó la música!
Las Mutaciones
Cristo
La terquedad