ARCHIVO — 21/05/2014 at 2:50 pm

El luto le sienta a Electra

por

Los Mannon son grosos y ricos, de esas familias que tienen mansión con sirvientes, ropa linda y que están en la lengua de todo el mundo. El padre y el hijo se fueron a la guerra y mientras, en el hogar, madre e hija esperan con distintos grados de ansiedad y anhelo.

La hija es tan fea, se comenta. Ella es varonil, lleva fusta y extraña a su padre cual Romeo a su Julieta. Mamá es hermosa y parece no importarle mucho la lejanía de papá. “Esta casa es una tumba” le dice alegre a su hija mientras llena de flores los rincones.

Desde que se fueron los dos hombres, un capitán ronda la mansión. Él hace como que pretende a la hija pero eso no es más que una excusa para acercarse a la madre. Y mamá lo quiere bien cerca. Ella ya está enamorada y tiene un plan: matar al padre.

El luto le sienta a Electra reescribe La Orestíada y la traslada a algún lugar europeo entre el 1800 y el 1900. La historia y el final ya lo conocemos, el dilema está en cómo contarla. Para eso Robert Sturua indaga en la farsa y el humor negro, haciendo un circo de tragedia.

Ficha técnico artística

Dirección: Robert Sturua

Autoría: Eugene O’neill

Traducción: Natalia Kovaleva

Actuación: Héctor Bidonde, Gustavo Böhm, Pablo Brichta, Ana María Caruso, Inés Cejas, Maria Figueras, Nacho Gadano, Raúl Herrero, Paola Krum, Leonor Manso, Alicia Muxo, Pablo Rinaldi, Germán Rodríguez, Héctor Sajón, Abian Vainstein, Diego Velázquez

Escenografía: Gabriel Caputo

Vestuario: Renata Schussheim

Iluminación: Chango Monti

Asistencia artística: Natalia Kovaleva

Dramaturgista: Patricia Zangaro

TEATRO SAN MARTÍN

Av. Corrientes 1530

Teléfonos 0800-333-5254

complejoteatral.gob.ar

Artículos relacionados

Absentha
Póstumos
Isla Mauricio
Premios Florencio Sánchez 2015