ARCHIVO — 06/11/2015 at 12:44 pm

EnRealidad

por

En la locura de la vida, muchas veces se hace necesario desmentir o verificar la “existencia” de lo que está alrededor, sobre todo ante cosas tan difíciles de digerir como la muerte, uno de los ejes existenciales por excelencia. Aquí, tres planos de realidad se intercambian y discuten continuamente en pos de dejar en claro la necesidad de adherirse a un paradigma de fe, sea cual sea.

EnRealidad

En el presente, Magdalena, Romi, Pedro y Liliana son psicólogos y van a hacer una supervisión de casos con Beba y su ayudante Marta, que son reconocidísimas profesionales.

En el pasado, una madre autoritaria y devota enseña a sus tres hijas a comportarse dignamente. La tía viene de la ciudad a plantear quién de los nuevos vecinos es más guapo, si el padre o el hijo, que enseguida forja un romance con la más osada de las hermanas.

En el futuro, en un mundo donde las mujeres han tomado el poder, se plantea una nueva guerra, esta vez para derrocar a la líder revolucionara que está enferma, pero escondida. Por lo cual es necesario aprovecharse de sus errores y consultar al oráculo, el único capaz de ubicarla.

Ahora bien, cada dimensión temporal encarna la esencia de creer plenamente en un paradigma -que varía entre Freud, Dios y el Cosmos- a la vez que se lo cuestiona desde adentro. En simultáneo, la propuesta escénica asume un juego teatral que tiene la obsesión constante de saltar de una dimensión a otra y encontrar, si es posible, una comunicación entre aquellas galaxias ideológicas. Los límites están puestos en los propios agentes que llevan adelante sus existencias, hacia una realidad única.

Sin dudas, el plano de los psicólogos es el mejor logrado, tal vez porque a él pertenece el presente y efectivamente es el mundo más cercano al cotidiano de los dos mil quinces. La propuesta es brillante y los diálogos, acertadísimos. Las reuniones son una vez por semana y aunque cada uno tiene derecho a plantear su caso para discutirlo entre todos, hay preferencias y prioridades. Además Beba no está pasando un buen momento, y esto es uno de los ejes de distracción del curso.

Finalmente, la compañera más relegada tiene la oportunidad de explayarse, y con ella sobreviene el estallido del universo (a los tres niveles). Su paciente practica “ikebana”, técnica japonesa de meditación que choca frente a frente con el psicoanálisis más tradicional. Este cuestionamiento es imposible de soportar para la supervisora ayudante que se desquita en un monólogo de puteadas tan irreverente como genuino y que merece un aplauso, uno para cada contrapunto de esta pelea. Liliana vs Marta.

En EnRealidad hay lugar para enloquecer. Todo es propuesta. Los vestuarios son modernísimos e intercambiables. La escenografía es tan cuadrada como las leyes de cualquier religión. Las actuaciones se desdoblan continuamente y sostienen el caos que se avecina con mucha flexibilidad. El sonido y luces aportan a la intensidad del clima. Dramaturgia y dirección afilada. Vale agregar que estamos ante un proyecto ganador de la Bienal Arte Joven 2015.

Ficha técnico artística

Dirección: Miguel Israilevich

Texto: Nicolás Barsoff, Miguel Israilevich

Actuación: Nicolás Deppetre, Marina Fantini, Manuela Méndez, Lucila Németh, Gabriela Pastor, Ana Schmukler

Reemplazo: Nela Fortunato

Vestuario: Isabel Gual

Escenografía: Isabel Gual

Iluminación: Rocío Caliri, Sandra Grossi

Diseño sonoro: Tian Brass

Fotografía: Alejandro Ojeda, Ana Schmukler

Diseño gráfico: Miguel Israilevich

Asistencia de dirección: Malena Saito, Diego Torben

Producción: Malena Saito, Diego Torben

TIMBRE 4

México 3554

Teléfono 4932-4395

timbre4.com

Viernes y Sábado 23:30 hs.

$ 120,00

Duración 90 minutos

Artículos relacionados

Pangea
Bienal Arte Joven Buenos Aires: Ganadores 2015
Crónicas de Temporada Alta
La Bienal volvió a darlo todo