RESEÑAS — 20/03/2017 at 2:48 pm

Esto se iba a llamar Proyecto Chejov (work sin progress)

por

Un work sin progress. Cuando la cartelera porteña abunda de “work in progress“, desde ya es una novedad que veamos un trabajo, supuestamente, sin progreso alguno. Sin embargo, el título es atinado para la obra si pensamos en el progreso como una narración que llega de un punto a otro, mientras que Esto se iba a llamar Proyecto Chejov (work sin progress) gira en un espiral.

Felipe Rubio, director, intérprete y creador de la pieza, se encarga de hacernos entender desde un principio que la obra estaba determinada a ser una cosa pero que devino en otra. Circularmente, él mismo nos propone una búsqueda a sus propios orígenes familiares desde Chile hasta Irlanda tratando de identificar al eslabón perdido de su árbol genealógico.

Paralelamente (o consecuentemente) a la investigación personal, ocurre una investigación escénica para poder contar el recorrido. Nos propone una reflexión acerca de cómo contar la propia historia de vida y de cómo la manera de contarla tiene que ver profundamente con quien somos. No hay forma de que algo exista si no lo hacemos historia, si no lo narramos, y lo interesante es cómo Rubio utiliza distintas formas para poder narrarse. Desde grabaciones de su propio padre, fotos, documentos, preguntas retóricas y hasta coreografías en paños menores, se nos propone un crisol de maneras para reconstruir algo tan complejo como la vida misma. Ficcionalizando su historia, siempre atravesado con un humor muy atinado, Rubio nos invita a recorrer con él lo desprolijo y caótico que puede ser mirar hacia atrás y hacia adentro, ganando así una verdad tremenda y desopilante.

Esto se iba a llamar Proyecto Chejov (work sin progress) es una obra muy divertida pero el humor no opaca su profundidad y la verdadera razón de su búsqueda (escénica y personal, queremos creer) que es contestarse el sinfín de preguntas que se hace. Nunca sabremos cuales serán esas respuestas, pero esperemos que su pregunta “¿Debería ir a cuidar ovejas a Rumania?” no aleje a Felipe Rubio de los escenarios.

Ficha técnico artística

Dirección: Felipe Rubio
Intérpretes: Felipe Rubio
Actuación en video: Rodolfo Rubio
Audiovisuales: Lucas García
Fotografía: Ana Luccia Chiarello, Enrico Piccirillo, Felipe Rubio
Asistencia técnica: Victoria Bello, Emilia Rebottaro
Creatividad: Felipe Rubio
Producción: Teatro The Naidens Compañy, Espacio Granate, Plataforma Lodo
Colaboración general: Victoria Bello, Emilia Rebottaro
Supervisión: Paula Herrera Nóbile
Dirección: Felipe Rubio

FESTIVAL TEMPORADA ALTA
Teatro Timbre 4

Artículos relacionados

01 – Epicentro (Ópera prima)
Ping pong con Felipe Rubio, director de "Ye Katherina"
Ye Katherina
Crónicas de Temporada Alta