FESTIVALES — 02/03/2016 at 3:07 pm

Groenlandia

por

En el marco de la IV edición del Festival Temporada Alta en Timbre 4, pudimos ver este unipersonal chileno dirigido por Ángela Cabezas e interpretado de manera impecable por Javiera Osorio Ghigliotto.

Groenlandia

Groenlandia es un destino, pero a la vez una ilusión inalcanzable que podría haber desembocado en cualquier otro punto geográfico. Una excusa de su protagonista para sacar a relucir sus mayores angustias existenciales. Ella se quiere escapar de todo y de todos, hasta de su hija de 5 años. No tiene miedo de ser brutalmente honesta con sus palabras y fantasea con mudarse de país, de continente e incluso de idioma..

Entre pequeñas casitas que va acomodando y desacomodando a lo largo de la representación, esta mujer sin nombre explora sus propios miedos y trata de justificar sus decisiones. Con un comienzo ralentizado por demás, la puesta va tomando cierta forma y dinamismo gracias a la magistral interpretación de Javiera que logra transmitir imágenes en cada una de sus palabras. Con esa misma versatilidad juega a romper la famosa cuarta pared en el teatro y a través del humor delinea con mucha delicadeza los sentimientos de su personaje. También hay otra casita, un poco más grande que al igual que las otras, remite al universo de las muñecas. La actriz entra y sale de allí para confesar sus mas hondos pensamientos. Juega con la escenografía y se sirve tazas de té para recordar sus momentos más felices.

Es una obra femenina, que no busca la confrontación de géneros, sino poner de relieve la condición de las mujeres. Aceptar los miedos y sinsabores que también son una cara de la maternidad. Y por sobre todo, busca retratar a una mujer que necesita escapar y que busca libertad. Una libertad que no está dispuesta a resignar por ningún mandato, ni siquiera por su propia hija

Ficha técnico artística

Dirección: Ángela Cabezas

Dramaturgia: Pauline Sales

Traducción: Milena Grass

Actuación: Javiera Osorio Ghigliotto

Diseño Escenográfico: Ángela Cabezas

Iluminación: Julio Escobar Mellado

Mundo sonoro: Julián Hornig (selección y edición musical)

Compañía: La Máquina del Arte

Producción: La Máquina del Arte

Fotografías: Rodrigo Hernández

Prensa: Marisol Cambre

Artículos relacionados

Cachafaz
Una vida... como lo de tantos
Quien lo probó lo sabe
Crónicas de Temporada Alta