ARCHIVO — 18/08/2015 at 6:55 pm

Isla Mauricio

por

“Los errores son los que las hacen valiosas”
Theresa Rebeck

Las estampillas son insignificantes pedacitos de papel para la mayoría de las personas, salvo para un puñado de fanáticos del arte de la filatelia. Sin embargo, la vuelta de tuerca de la obra de Theresa Rebeck tiene la capacidad de tornar eso tan pequeñito en algo altamente preciado, cotizado y catalizador de todo un drama familiar.

Isla Mauricio1

Isla Mauricio cuenta la historia de Jacqui y María, dos medias hermanas que después de la muerte de su madre se ven obligadas a compartir el duelo y la división de sus bienes. Entre ellas se debaten una colección de sellos postales que contiene dos diminutas estampillas de Isla Mauricio cuyos errores las hacen únicas en el mercado. Lo que para Jacqui representa un valor económico inconmensurable, para María el valor es aparentemente emocional, ya que pertenecieron a su abuelo que le transmitió su amor filatélico. ¿Vender o preservar? ¿Recordar u olvidar? He aquí la cuestión. 

La puesta de Alejandro Casavalle muestra los enredos que se desatan cuando la fiebre por las estampillas termina comiéndose a todos los personajes de la historia. Consigue exponer la verdadera cara de las personas cuando la ambición se les presenta, mostrando su perfil menos elegante; gracias a las actuaciones, que son lo que sostiene la obra, el deschave adquiere su sentido y profundidad. Con interpretaciones parejas de todo el elenco, se conforma una buena constelación para que el espectador se vea reflejado en cada decisión.

¿Seríamos intachables con nuestro recuerdo familiar más sagrado si nos presentaran un cheque en blanco por él? Si billetera mata galán, bien podría matar recuerdos. Hay algo en el aire durante toda la función que hace reflexionar al espectador sobre la valoración de las cosas materiales, los recuerdos, los vínculos y cómo esa estimación determina a las personas.

Isla Mauricio MIX

Hasta Trilce se tiñe de Broadway presentando una versión made in Argentina de una producción importada, con varias temporadas de éxito en las tablas neoyorquinas. Si te copa la dramaturgia yanqui no necesitás comprarte un pasaje para disfrutarla, pegate una vuelta por Almagro y mientras esperás que empiece la función te tomás un cocktail en Trilce Bar.

Ficha técnico artística

Dirección: Alejandro Casavalle

Autora: Theresa Rebeck

Versión: Carolina Darman

Actuación: Carolina Darman, Juan Luppi, Antonela Scattolini Rossi, Abian Vainstein, Ramiro Vayo

Asistencia de dirección: Pedro Di Salvia

Escenografía: Pablo Calmet

Vestuario: Betiana Temkin

Iluminación: Pablo Calmet

Fotografía: Nacho Lunadei

Gráfica y diseño: Julieta Bernstein

Prensa: Simkin & Franco

Asistente de producción: Yael Ponierman

Producción: Carolina Darman

HASTA TRILCE

Maza 177

Teléfono 4862 1758

Artículos relacionados

Los Elegidos
Querido Ibsen: soy Nora
Resiliencia
RAT - Farsa trágica