RESEÑAS — 28/08/2017 at 12:47 pm

La Guiada

por

¿Cuán nacional es el teatro nacional? A partir de esa pregunta gira el mundo de La Guiada, una inteligentísima y divertida visita al Teatro Cervantes; que no sólo recorre la historia edilicia, sino también la dramatúrgica, estética y política del único teatro nacional de la Argentina. Una vez más, Gustavo Tarrío dirige un espectáculo ineludible.

Subido a una tarima, y de frente a la caudalosa luz matinal que entra de lleno al foyer, un Guía (Nicolás Levín) aparentemente inepto, conduce al público a través de la historia del Teatro Cervantes. Es aparente su ineptitud porque todo simula estar en orden, pero luego comienza a confundirse, tartamudear, a arrojar datos históricos inexactos y a cometer errores demasiado evidentes. Es que su torpeza está íntimamente ligada a su inexperencia. Entonces, allí acuden en su ayuda sus compañeros de trabajo: la Jefa de Escenario (Milva Leonardi) y el Acomodador (Marcos Krivocapich). Ellos, más el insuperable Gustavo Di Sarro en el rol de Utilero, componen esta divertídisima y original visita guiada por las salas, los pasillos y los camarines del teatro.

¿Qué es el teatro nacional? ¿Cuán nacional es el teatro nacional? Estas son, además de preguntas fundamentales que se repiten en el texto, los cimientos de La Guiada. Desde allí parten los actores para recorrer la historia del edificio e inmiscuirse en las políticas culturales de los diferentes gobiernos, la importancia de un teatro de tamaña magnitud, del Estado como gestor cultural (“Me llamo Marcelo T. de Alvear y tengo nombre de teatro cerrado”, ironiza el Acomodador; “La manera de darse cuenta si a un Estado le interesa la cultura es viendo la cantidad de teatros cerrados”, dice el Utilero). La Guiada asume algunas características del teatro inmersivo: los espectadores están adentro de la historia. El público no sólo es guiado, es hablado a través de lo que cuentan y representan los actores en las salas con un humor sobresaliente.

Para contextualizar el período histórico previo al nacimiento del Cervantes, los actores se apoyan en el académico e indispensable “Gente de teatro. Ocio y espectáculos en la Buenos Aires de los años veinte”, libro de la investigadora Carolina González Velasco. Pero lejos del academicismo, Tarrío propone una guiada lejos del convencionalismo, la rigidez y el tedio que contamina las visitas en general: acá se transita la historia desde María Guerrero hasta Benjamín Vicuña, desde Orestes Caviglia y Luisa Vehil a Lali Espósito (?). No es inocente, y acaso sea un acto de justicia poética, que los que cuentan la historia sean actores personificando a utileros, acomodadores o jefes de escenario, ya que para Gustavo Tarrío y Aldana Cal (autores de los textos de La Guiada) la historia del teatro nacional es también la historia de los trabajadores.

Trabajadores de todos los estratos que tuvieron un rol importante antes, durante y posteriormente a la construcción del Cervantes y que La Guiada hace justicia enumerando los sucesos más salientes (La Semana Trágica, la famosa huelga de actores de 1919, la recuperación del teatro después del incendio en 1961). El director se sirve de algunos géneros teatrales para contar sin solemnidad la importancia de estos sucesos en el devenir histórico (¿Imaginan una cumbia en la sala María Guerrero?). Después de Todo piola, Esplendor y El vestido de mamá, Tarrío dirige un espectáculo definitivo y consagratorio que, además, lo erige como uno de los directores más originales del teatro de la Ciudad de Buenos Aires.

Ficha técnico artística

Dirección: Gustavo Tarrío

Dramaturgia: Gustavio Tarrío y Aldana Cal

Elenco: Nicolás Levín, Milva Leonardi, Gustavo Di Sarro y Marcos Krivocapich

Arte y vestuario: Endi Ruiz

Iluminación: Fernando Berreta

Coreografía: Virginia Leanza

Música original: Pablo Viotti

Producción: Poli Bontas

TEATRO NACIONAL CERVANTES

Libertad 815

Teléfono: (011) 4815-8883

teatrocervantes.gob.ar

Sábado 11:00 hs

$ 90,00

Duración: 80 minutos

Artículos relacionados

Inestable
Un nuevo ciclo de Teatro Semimontado en el Cervantes
Arde brillante en los bosques de la noche
Orlando. Una ucronía disfórica