RESEÑAS — 25/09/2017 at 12:29 pm

Letter to a man

por

“Yo entiendo la guerra porque he peleado con mi suegra”. Esa es la primera frase de la obra y es real. La escribió uno de los mejores bailarines de la historia: Vaslav Nijinsky. Es que la dupla creativa conformada por Mikhail Baryshnikov y Robert Wilson toman un escrito que el artista ruso plasmó en seis semanas para crear Letter to a man.

Nijinsky comenzaba su diario cuando bailó en público por última vez y un mes y medio más tarde, en vísperas de su primer ingreso a un psiquiátrico, interrumpió la tarea. No se trata de una obra sobre la vida del bailarín, sino una representación inspirada en los escritos de un hombre perturbado que recuerda su vida mientras cae en la locura.

¿Los temas? Dios, el pacifismo, la creación. Lo que no abunda es la danza. Durante la conferencia de prensa antes de comenzar sus funciones en esta ciudad, Baryshnikov avisó: “no voy a bailar”. En escena se pueden observar algunas coreografías, pero la clave está en disfrutar sus movimientos ya que “Misha”, con casi sesenta años de trayectoria continúa sorprendiendo con la pasión de siempre.

Tanto Nijinsky como Baryshnikov tienen una historia con el sur de América. Vaslav se casó aquí y en 1918 bailó en Montevideo en lo que fue su última presentación frente al público. Baryshnikov viene desde los setenta y la última visita a Buenos Aires fue en 2014 cuando realizó funciones de The old woman, una puesta creada a partir del relato de Daniil Kharms quien murió de inanición encerrado en una institución psiquiátrica de Leningrado en 1942.

La locura entonces parece un tema capaz de capturar a la dupla creativa que forma junto al director Robert Wilson quien piensa al teatro en términos visuales. En Letter to a man se destaca la puesta en escena que responde a una sucesión de tiempos y espacios. Por un lado, la iluminación se destaca con la implementación de sombras. Por otra parte hay proyecciones de alta calidad y elementos que hacen que cada escena sea un nuevo mundo. La música es diversa y los recursos de sonido muy efectivos en una obra potente donde es muy importante escuchar.

“Ya ven, soy un artista”, ¿dice Baryshnikov o dice Nijinsky? Letter to a man, un deleite teatral en el que todo es bello.

Ficha técnico artística

Dirección, diseño escenografía y concepto de iluminación: Robert Wilson con Mikhail Baryshnikov

Espectáculo basado en: Diario de Vaslav Nijinsky

Texto: Christian Dumais-Lvowski

Dramaturgia: Darryl Pinckney

Música: Hal Willner

Diseño de vestuario: Jacques Reynaud

Colaboración en puesta de movimientos y textos hablados: Lucinda Childs

Diseño de iluminación: A.J. Weissbard

Diseñador de escenografía asociado: Annick Lavallée-Benny

Director asociado: Nicola Panzer

Diseño de sonido: Nick Sagar / Ella Wahlström

Diseño de video: Tomek Jeziorski

Asistente de dirección: Fani Sarantari

Stage manager: Thaiz Bozano

Ingeniero de escenario: Mauro Farina

Director técnico: Reinhard Bichsel

Supervisor de iluminación: Marcello Lumaca

Director escenario: Michele Iervolino

Seguidorista: Fabio Bozzetta

Asistente de diseño de vestuario: Micol Notarianni

Asistente de Robert Wilson: Owen Laub

Maquillaje: Claudia Bastia

Productora delegada: Simona Fremder

Un proyecto de Change Performing Arts y Baryshnikov Productions

Productores ejecutivos Elisabetta di Mambro, Franco Laera asociados con Huong Hoang

Encargado por el Festival de Spoleto Dei 2Mondi, BAM, Cal Perfomances de la Universidad de California Berkeley, Centro de Artes Escénicas de la UCLA. En colaboración con Teatros del Canal Madrid, Les Ballets de Monte-Carlo / Monaco Dance Forum CRT Teatro dell’Arte.

Agradecimiento especial a los herederos de Vaslav y Romola Nijinsky

Farrah Strauss & Giroux’s The Diary of Vaslav Nijinsky, edición sin expurgar, editada por Joan Acocella

Giorgio Armani

Asylum y Flooded Room with Chair cortesía de James Casebere

Idiomas: inglés y ruso con subtítulos

Duración: 1 hora y 10 minutos (sin intermedio)

Artículos relacionados

Teatro argento a la napolitana
The Old Woman: Un director emblemático + dos intérpretes de leyenda = un espectáculo inolvidable
Baryshnikov y Wilson contraatacan