RESEÑAS — 29/07/2016 at 10:42 am

Los ojos de Ana

por

Ana tiene 16 años, un papá mediocre, una mamá frustrada y un ojo de cada color. Ana va a la escuela técnica Arthur Miller, donde ella y su amigo Roman son víctimas de quienes no toleran que ellos sean diferentes. La lectura de Las Brujas de Salem en la escuela que lleva el nombre de su autor desata un problema. Los bully de Ana encuentran una figura en la que simbolizar el miedo que le tienen: ahora ella será “la bruja”. “Quemate bruja”, graffittean en su pared. Y el incendio pone a andar la acción.

Los ojos de Ana DESTACADA

Con bambalinas a la vista, la luz toma la posta a la hora de establecer recorridos. Todo en Espacio Callejón se vuelve espacio escénico: escaleras, doble altura, ventanas, puertas. Ana no aparece por ningún lado, pero tiñe todo con su presencia. Ella es invisible, pero a lo largo de la obra otros le prestan la voz y el cuerpo para que se haga presente.

Uno a uno, los diferentes personajes recorren sus miedos, dolores y frustraciones en breves monólogos de cara a nosotros, espectadores de sus pequeñas miserias. La madre de Ana sueña con la vida que hubiera sido posible sin tan solo su madre le hubiera puesto Natacha en lugar de Mónica. ¿Para qué le puso un nombre (ese nombre) si, encima, la iba a abandonar? Como si su propio nombre fuera poco, fue a casarse con Juan Tirado, un hombre estándar, del medio, dormido en los laureles del pequeño confort cotidiano. En ese contexto, nace Ana, y ni sus propios padres podrán defenderla de un mundo con poco espacio para la diferencia: “Esa cosita tan chiquitita traía condensada toda la rareza del mundo”.

Un cúmulo de personajes que comparten el dolor, la frustración y el miedo, especialmente a ser algo diferente a lo que se espera de ellos. Todos fingen ser lo que no son o aspiran a convertirse en otra cosa. Menos Ana. Y nadie puede aguantar que ella sea sencillamente Ana, con sus ojos de diferente color y una inteligencia por encima del promedio. Y para todos ellos, presos del dolor, eso es lo más asfixiante de todo.

Ficha técnico artística

Dirección: Paula Marull

Autoría: Luc Tartar

Traducción: Humberto Pérez Mortera

Actuación: Federico Buso, Elisa Carricajo, Agustín Daulte, María Marull, Manuel Melgar, Ezequiel Rodríguez

Asistente de dirección: Claudia Bataglia

Diseño de escenografía: Julieta Kompel

Diseño de vestuario: Jam Monti

Diseño de iluminación: Matías Sendón

Este espectáculo formó parte del Festival Internacional de Dramaturgia Europa + América 2da Edición

Espacio Callejón

Humahuaca 3759

Teléfono: 4862-1167

espaciocallejon.com

Viernes 20:00 h

$ 200,00 / $ 150,00

Duración 80 minutos

Artículos relacionados

Cineastas
Othelo
Mecánicas
Rafaela, una explosión teatral