ARCHIVO — 29/10/2014 at 2:13 pm

Niño en estado adulto, nieve que arde o lo que quedó de Hamlet

por

Niño en estado adulto, nieve que arde, o lo que quedó de Hamlet es un Hamlet futurista y pop, que parece haber salido de las entrañas de Máquina Hamlet de Heiner Müller. La propuesta toma motivos de la tragedia y los expande y ramifica en una fiesta familiar decadente que apunta al pastiche en la construcción. Es un festejo ya empezado, funeral y nueva boda, en una sobremesa obligada donde el tiempo se detiene hasta la fiesta final de la muerte.

Niño en estado adulto

Su estética parece dialogar con el cine. Es Baz Luhrmann, es Greenaway, es Almodóvar, y es también una apuesta plástica en la construcción. Hay un piano en escena, una cantante (Fernanda Zappulla) que hace ruidos o ruidos que son música. “Huelo la música, escucho los colores”, son sinestesias que salen de un Hamlet niño roto empastillado construido con profundidad y entrega por Martín Gross – uno de los impulsores del proyecto junto a su directora, Amalia Tercelán–, que enfrenta a su familia haciéndolos correr en círculo a los cinturonazos. Gertrudis (Vivan Luz Piemonte) habla un inglés fonético hiperbólico y le da a su hijo de tomar sidra de su mano. Un Laertes (Mariano Echeconea) pelirrojo y lampiño que da ganas que no se mueva de su silla, mientras come pochoclo en un tazón de cereal. La interpretación de Antonella Grosso en esta Ofelia supersónica es patéticamente conmovedora.

La llave de la propuesta parece estar en su textualidad lírico dramática, en la recursividad de los textos (“Escucho un disparo y corro”) que hace que la acción quede estallada y repartida, como un salpicado de la escoria familiar. Hamlet (Martín Gross) tiene sus momentos más bellos cuando asume imágenes que parecen salidas del terror nocturno, el insomnio y la fiebre: filmar películas con anoréxicas pagadas por su plata, el semen del padre como la constelación de un cielo estrellado, las taras en un inglés mal aprendido. “Campanas como electroshocks, gemidos, aplausos, café oscuro” en el velorio. Un Hamlet que  guarda la potencia de la inacción. Una propuesta para espiar a través de una persiana americana (un gran hallazgo de puesta) estos motivos esperpénticos del drama familiar, que se licúa como la sangre después de haber tomado muchos analgésicos.

Ficha técnico artística

Autoría, Puesta en escena y Dirección: Amalia Tercelán

Idea: Martin Gross, Amalia Tercelán

Actúan: Mariano Echeconea, Martin Gross, Antonella Grosso, Vivan Luz Piemonte, Franco Planel, Fernanda Zappulla

Actuación en video: Victor Anakarato

Vestuario: Belén Parra

Escenografía: Noelia Gonzalez Svoboda

Iluminación: Verónica Alcoba

Diseño sonoro: Lucio Lucchesi

Video: Artemia Films

Música original: Fernanda Zappulla

Fotografía: Nora Lezano

Asistencia de dirección: Maria Florencia Tenaglia

CLUB CULTURAL MATIENZO

Pringles 1249

Teléfonos: 15-6610-1520

www.ccmatienzo.com.ar

Artículos relacionados

Apareció el teatro donde Shakespeare estrenó Romeo y Julieta
Festivales de verano
El Porvenir: primera fecha
Feliztival, un oasis teatral en Rafaela