En coincidencia con el cumpleaños número 90 de Griselda Gambaro, Laura Yusem dirige una preciosista versión de El nombre en El Camarín de las Musas. Delicada y entrañable actuación de Silvia Villazur

María (Silvia Villazur) tiene un andar lento y errante. Sus pasos son breves, medidos. Hasta hace unas semanas, su entrada a escena era iluminada tenuemente por la luz artificial del alumbrado público que entraba desde la calle Mario Bravo; pero un inconveniente inmobiliario dejó a El Camarín de las Musas con menos salas de las que disponía y obligó a que la puesta se trasladara a una de las salas del subsuelo del teatro. Aún así la obra no perdió su encanto, porque el texto (escrito hace casi 45 años) es de una actualidad avasallante, Villazur compone un personaje riquísimo y Laura Yusem (que conoce cada rincón de la dramaturgia de Griselda Gambaro) dirige una versión preciosista.

Yusem recupera este monólogo escrito en 1974 con características de realidad abandonada, como si Gambaro hubiera querido atrapar en palabras la soledad de un cuadro de Edward Hopper. María es una empleada doméstica que ha devenido en trabajadora del cartón. Esto se infiere de su vestuario y lo que la rodea en escena; éstas son licencias que quedan perfectas en la obra (en las primeras funciones, ¡Villazur interactuaba con los mismísimos cartoneros del barrio!): “Miren, ahí van mis amigos”.

“¿Que importancia tiene un nombre?”, dice María, a la que sus patronas llaman Ernestina o Lucrecia, pero nunca por su nombre verdadero. Esta es la pregunta nodal del texto (brevísimo, subyugante) y la que recorre la existencia desvaída y frágil de la protagonista. “Yo era la sirvienta, no tenía derecho a encariñarme”, resume. Su experiencia como empleada doméstica en diferentes casas ha sido un calvario (“Me tenía a mí, a quien pagaban para eso, como quien paga la ausencia de un remordimiento”). Escrita en tiempos convulsos de la Argentina, El nombre también es una metáfora de lo que sucedería después en el país, la relación autoritaria de las clases dominantes por sobre las clases más bajas, las miserias humanas y el robo de identidad.

Ficha técnico artística

Autoría: Griselda Gambaro
Actúan: Silvia Villazur
Diseño de vestuario: Magda Banach
Diseño de escenografía: Magda Banach
Diseño de luces: Leandra Rodríguez
Música: Cecilia Candia
Fotografía: Lucas Levi Hadid
Diseño gráfico: Sabrina Lara
Asistencia de escenografía: Luciana Hernández
Asistencia de iluminación: Agustina Gómez
Asistencia de vestuario: Luciana Hernández
Asistente de sonido: Alejo Trosman Rapela
Asistencia de dirección: Gabriela Levy Daniel
Prensa: Carolina Alfonso
Producción: Gabriela Levy Daniel
Dirección: Laura Yusem

Acceso para Farsos

Si ya sos usuario ingresa, sino hace click y registrate.