Imperdible
60'

De manera sobresaliente, el director Fabián Díaz lleva a escena un texto conmovedor de Andrés Gallina. Se lucen las actuaciones de Manuela Méndez e Iván Moschner. Fútbol, amor y teatro en una de las mejores obras del año en la escena independiente.    

Dromio de Éfeso: ¿Me expreso yo con tanta redondez como vos
que igual que a una pelota me pateas de a uno a otro?
William Shakespeare, “La comedia de los errores” 

El único elemento que nos ha permitido comprender alguna cosa de la actividad teatral es el fútbol, dice Ricardo Bartís. Y quizás tenga algo de razón: la disposición táctica de los jugadores se relaciona con la disposición escénica de los actores, los niveles de creatividad en ambos suelen ser determinantes y la adaptación y la velocidad de respuesta en el fútbol y en el teatro deberían ser condiciones sine qua non para llevar a cabo un buen trabajo. Hay algo de eso en Los días de la fragilidad, esta pequeña obra conmovedora dirigida por Fabián Díaz (Los hombres vuelven al monte, Amar, amar, amar), escrita por Andrés Gallina (La bestia rubia, La última película de Paul Ellis) y actuada por Ivan Moschner y Manuela Méndez.

Lo conmovedor de Los días de la fragilidad es su profunda teatralidad en un marco de aparente sencillez temática. En escena, de un lado está El Mudo (Moschner), un barrabrava, poeta, autor de canciones de cancha, sensible y eterno perdedor; del otro, Ella, la Goleadora del Club Atlético Once Unidos (Méndez), valiente, desafiante, letal. En el texto (que obtuvo una mención en el 18 concurso Nacional de Obras de Teatro por el INT) aparece algo que después Andrés Gallina condensará en su muy buen Diccionario de Separación y es la ausencia, la distancia que nos separa de personas amadas y cómo enfrentar ese dolor cuando el otro se fue para siempre. “Miramar es Siberia sin tus goles”, le dice El Mudo a la Goleadora, ditirámbico.

Todo transcurre en una Miramar invernal y vacía. Los personajes están embebidos de ese espíritu melancólico y gris. El Mudo se enamorará de La Goleadora, vivirá como una derrota la ida de ella al Club Temperley. Entonces ¿cuál es el logro de Fabián Díaz, director de la pieza? Que su dirección no subestima al espectador; que a esa realidad desoladora e inquietante de una ciudad balnearia en invierno le pone el ritmo y la sustancia de los cuerpos; la obra es visceral, no pierde la esencia del texto original, mejora escena a escena (diferenciadas como Precalentamiento, Charla técnica, Primer tiempo, etcétera) y los personajes son tan entrañables que es una pena que la obra dure sólo setenta minutos.

Ficha técnico artística

Dirección: Fabian Díaz
Autoría
: Andrés Gallina
Actuación: Manuela Méndez, Ivan Moschner
Música: Patricia Casares
Vestuario: Isabel Gual
Escenografía: Isabel Gual
Iluminación: Facundo David
Diseño De Sonido: Patricia Casares
Fotografía: Muma Casares
Diseño gráfico: Muma Casares, Santiago Moscardi
Asistencia de dirección: Naiquen Aranda
Prensa: Carolina Alfonso

RESERVAS: losdiasdelafragilidad@gmail.com

Acceso para Farsos

Si ya sos usuario ingresa, sino hace click y registrate.