ARCHIVO — 15/04/2015 at 3:57 pm

Patricio Contreras dice Nicanor Parra

por

Es la voz, sí. La voz de Nicanor y la de Patricio Contreras. Y la voz del director, Alejandro Tantanian que se da todos los gustos y también entra a cantar. A cien años del nacimiento del poeta chileno, Tantanian, Contreras y el músico Diego Penelas conciben un espectáculo para homenajearlo donde mixturan poesías, canciones, bailecitos y hasta no falta un brindis con el público homenajeando al presente y a la vida.

Patricio Contreras dice Nicanor parra
Ph. Ernesto Donegana

Tantanian vuelve a demostrar una vez más que sabe hacer un espectáculo con todos los elementos que tiene a mano. Incluso con textos no teatrales, porque el teatro es también “poesía puesta de pie” (Lorca). Hay un uso plástico del espacio, sintético, geométrico, constructivista-ruso, como si dialogara con las vanguardias estéticas. Hay un cuidado en el decir de Patricio Contreras / Nicanor, que se vuelve un recital de anti-poesía, en el sentido que valora lo que en el decir de esos textos hay para ser escuchado, protegido de los vientos del “teatro” y la actuación. Hay búsquedas que Tantanian viene desarrollando por separado y que en este espectáculo se multiplican y condensan: la forma espectacular para una sola voz (el unipersonal como género: El rastro, Nada del amor me produce envidia, Cenizas, también protagonizada por Contreras), el espectro Patricio / Nicanor que recorre el espacio con luces potentes y fantasmales, que nos hace acordar a aquel Montgomery de Cliff (acantilado), la presencia de la música en el drama, de un montaje musical en la dupla siempre genial con Diego Penelas (Viaje de Invierno, Las canciones) y sus exquisitas composiciones. La búsqueda de una teatralidad corrida en los juegos que arma, el ritual que sabe mantener a un espectador mirando un acontecer expresivo.

Tal vez por eso el punto máximo del espectáculo lo alcanza sí, cuando Tantanian entra a cantar, y Patricio / Nicanor y el coro de  patricios (Camilo Polotto, Juan Gabriel Miño y Felipe Díaz, los ángeles del espectro) y Penelas y todos cantan un homenaje a Violeta Parra, la hermana del poeta, y ya no pasa otra cosa porque lo que sucede es plenamente mágico y sorprendente y uno agradece haber podido estar ahí para ver una experiencia que tiene la intensidad de lo leve.

Ficha técnico-artística

Dirección: Alejandro Tantanian

Autoría: Patricio Contreras, Diego Penelas, Alejandro Tantanian

Actuación: Patricio Contreras

Músico: Diego Penelas

Iluminación: Alejandro Tantanian

Espacio escénico: Alejandro Tantanian

Música original: Diego Penelas

Dirección musical: Diego Penelas

CENTRO CULTURAL DE LA COOPERACIÓN

Av. Corrientes 1543

Teléfono 5077-8000 int 8313

centrocultural.coop

Duración 60 minutos

Artículos relacionados

Los fabulosos Singer
Nueva, re nueva, novísima dramaturgia argentina
La oscuridad de la razón
No daré hijos, daré versos