ARCHIVO — 29/05/2015 at 4:31 pm

Proyecto Posadas

por

Desopilante en todos sus aspectos y sin embargo, juega el superclásico. Suceden tantas cosas en simultáneo en este proyecto, que es difícil empezar a contar la historia.

Primero: No es un teatro. Es una peluquería.

Segundo: No es sólo una peluquería, es “La Época” Peluquería, barbería y bar.

Tercero: (En la ficción) le pertenece a un grupo de militantes de los años 70.

Cuarto: No son sólo militantes, son posadistas.

Quinto: (En la realidad) le pertenece a Miguel Ángel Barnes.

Sexto: No es sólo Miguel, es el Conde de Caballito.

proyecto posadas

¡Entonces!

La acción comienza en los setenta, la pequeña célula revolucionaria ha organizado un festejo secreto para el gran Posadas en persona, con vino del proletariado y canciones para la batalla. Las persianas están bajas para que nadie sepa, para entrar hay código. Amalia y Natalia esperan a Victoria, que organizó todo. De rebote llega Arturito, el novio no militante de Amalia y ya es un bolonqui. Entonces llega Victoria y no quiere saber nada, después Gutiérrez que está dispuesto a todo y encara con chumbos. Del dirigente por ahora nada tampoco…y llega el INTERVALO.

INTERVALO para meditar acerca de la corriente política extrema que siguen nuestros amigos.  Pertenecen a una minoría dentro de la militancia, que se guía de las permisas:

a) Es evidente la existencia de los extraterrestres, lo sabemos por las señales enviadas por los O.V.N.I.s.

b) De una civilización que ha alcanzado niveles tan altos de perfeccionamiento científico y tecnológico, se da por sentado que comparte las deducciones marxistas y por ende, han logrado establecer una sociedad socialista.

c) Los gobiernos ocultan la presencia O.V.N.I para enmascarar el impetuosa propósito de instaurar el socialismo por parte de los alienígenas.

En resumen, una corriente política minoritaria que supo entrecruzar en el acto racional, al marxismo con un acto de fe; y a la existencia de la vida interplanetaria con un devenir comunista, entendiéndola como una sociedad evolucionada.

INTERVALO para degustar del lugar donde nos encontramos, que es eso que ya dijimos, peluquería, barbería y bar. El anfitrión sirve té y café a sus invitados. Estamos rodeados de piezas de colección, de botellas, frasquitos, sables, navajas y jamones, un recinto sagrado de porquerías de época. Y esto es un proyecto de hecho; “el recuerdo” es uno de sus objetivos. Nos cuenta el Conde que tardó 7 años en gestionarlo, y que a esos se le suman otros 17 de funcionamiento intergaláctico. Está declarado Sitio de Interés Público y de Interés Cultural, está reconocido por la National Geographic como primero en esta especie en todo Latinoamérica. Es un Museo, entre otros títulos, que se muestra orgulloso y en vínculo vivo con su concurrencia.

Proyecto posadas destacada

Seguimos: El público es limitado así que ya estamos en confianza cuando comienza el segundo acto (¡Ojo! Reservar con tiempo y llegar temprano para conseguir primera fila). El tiempo pasó y este momento de la historia transcurre en la actualidad. Victoria ya está vieja, de lo cual deducimos que sobrevivió a la dictadura. Un grupito de estudiantes de cine la vienen a visitar para documentar su experiencia del pasado. El giro es mágico y total. Aquí se ponen en escena los pensamientos de los personajes, con paralelismos y discordancias que hacen las joyitas de la pieza. Todos los detalles atendidos para que se termine de armar la red que involucra arte, memoria y política, es decir, para pensar qué pasa en la realidad con las consecuencias de un proceso político que sin dudas, ha quedado marcado a fuego en nuestra historia.

Séptimo: Una salida que es un regalo a la vida, más el peine que te llevás cuando salís.

Octavo: Posibles acercamientos con la máquina alemana de posguerra de hacer crecer el cabello te esperan.

Noveno: Ganó en la Bienal de Arte Joven de este año y va por la tercera temporada.

y Diez: Es un clásico, hasta el Diego se cortó el pelo con el Conde.

Acá va el trailer, Say No More:

Ficha técnico artística

Dirección: Michelle Wejcman

Autoría: Andrés Binetti

Actuación: María Eugenia Alvarez, Fabian Caero, Malala González, Laura Igelko, Geraldine Lapiduz, Luciano Rojas

Trailer: Luli Di Pasqua, Rodrigo González

Vestuario: Ana Algranati, Celina Barbieri

Fotografía: María Belén Cobas

Diseño gráfico: Florencia Cuello

Asistencia de dirección: Yesica Wejcman

Prensa: Marisol Cambre

BARBERÍA LA ÉPOCA

Guayaquil 877 

Reservas 153 175 1592

Viernes 21:00 hs.

$ 130,00 / $ 100,00

Duración 60 minutos

Artículos relacionados

Ay Carmela!
Qué azul es ese mar
FIND 2017: »Democracia y Tragedia« - Semana 1
El efecto de los rayos gamma sobre las caléndulas