FESTIVALES — 22/07/2016 at 6:09 pm

Rafaela, una explosión teatral

por

La perla del Oeste se viste de teatro cada invierno para el ya clásico, y muy esperado, Festival de Teatro de Rafaela. Desde el 2005, la escena nacional hace foco en esta ciudad con un evento que reúne lo mejor del teatro argentino, haciendo especial hincapié en la producción independiente porteña (diecinueve de veintinueve obras fueron de Buenos Aires).

Feliztival CIELO
Foto: Leandro Bauducco

La movida arranca siempre con un desfile de apertura que este año estuvo a cargo de la Babel Orkesta, que recorrió el Boulevard Santa Fe, repartiendo música y alegría a la multitud que acompaña la magia con globos y baile. El lema de esta doceava edición fue #Feliztival, porque si hay algo que captura la esencia de este festival, es que es pura felicidad.

Entre bombos y platillos, literalmente, se dio inicio al Acto de Apertura donde Marcelo Allasino, actual Director Ejecutivo del INT y figura indispensable de este festival, hizo hincapié en la pertenencia y permanencia del FTR “el festival no le pertenece a ningún gobernante ni a ningún funcionario, no es de los intendentes, secretarios, gobernadores, ministros, directores o consejeros del INT que pasaron y pasaremos; es de los artistas, de los gestores, los productores, los directores, los dramaturgos, los técnicos, los investigadores, los críticos, los intérpretes, y es del público, es de ustedes (…) debe gestionarse este festival como una política de Estado, más allá del gobierno de turno”. El Intendente Luis A. Castellano y la Ministra de Innovación y Cultura de la Provincia de Santa Fe, María de los Ángeles González hicieron hincapié en la relevancia del festival en la vida local y en la necesidad de mantenerlo con vida; es que este año por primera vez la fiesta se achicó y duró un día menos de lo habitual (de seis, pasó a solo cinco días con la promesa de mantener la calidad, ¡y vaya si mantuvieron lo prometido!).

Babel orkest
Babel Orkesta

En el mismo escenario del Cine Teatro General Belgrano, el protocolo dio lugar a la obra inaugural: Jettatore de Gregorio de Laferrère, bajo la dirección de Mariana Chaud que extendió el juego de la yeta (“mala suerte”) al detrás de escena, duplicando el sentido del título, de los personajes a los actores. Divertida puesta que aunque haya sufrido unos desperfectos de sonido, sentó el clima de lo que sería el lema: risas y Feliztival.

Luego continuamos con Brecht de Walter Jakob y Agustín Mendilaharzu, obra que había estrenado el año pasado en El Cultural San Martin en el marco del Ciclo Invocaciones. Gran despliegue actoral, bajo la atinada mirada de esta dupla explosiva que muestra el detrás de escena no solo de la obra (dentro de la obra) que está a punto de representarse, sino que también pone de manifiesto la construcción de la misma pieza Brechtiana, cuestionando los derechos de autor que ponen en luz la contradicción del propio autor germano. Brillante y divertida, y una gran excusa para difundir a uno de los dramaturgos más emblemáticos del siglo XX.

MIX 1
Jettatore / Brecht

Finalizamos la primera jornada con Todo Piola de Gustavo Tarrío, que sacudió al ferviente público rafaelino con una obra desfachatada, provocadora, de intensas reflexiones y plagada de humor. El aplauso fue largo y tendido para estos animales de la escena que son Eddy García, Carla Di Grazia y Guadalupe Otheguy que se convirtieron en cuasi rockstars (hay que contar que los alumnos de la EMAE, que merecen párrafo aparte, murieron de amor por Eddy y le pidieron fotos en cada ocasión que pudieron). También La piel del poema de Ignacio Bartolone, despertó fanatismos entre los amantes de la poesía y del excelente uso del lenguaje. Litoral, porro, gauchos ciencia-ficcionales y cursos de poesía en cassette, combo ideal que hizo estallar la trasnoche santafecina.

MIX 2
Todo Piola / La Piel del Poema / Fotos: Leandro Bauducco

Y empezaron las mesas de devoluciones, que una vez más demostraron ser un lugar tremendamente enriquecedor para los elencos, los críticos, los periodistas y los alumnos que mencionaba anteriormente que no se perdieron ni un encuentro y participaron muy activamente. La juventud formándose en la Escuela Municipal de Artes Escénicas (que en breves cumple tres años de vida), marca una nueva generación de teatristas rafaelinos muy inquietos y comprometidos con el teatro; habrá que seguirlos de cerca porque los pichones se las traen.

En plenas vacaciones de invierno, las propuestas para toda la familia poblaron la programación y coparon las calles. En esta semana a puro teatro bajo el mando del nuevo Director, Gustavo Mondino, los espectáculos infantiles estuvieron a tope. Con obras en plazas, lugares no convencionales intervenidos y la ya emblemática carpa de circo, la felicidad demostró no tener edad. Teatro, danza, circo y música oriundas de Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Necochea y hasta Suiza, los pequeños fueron mimados y el Feliztival abrazó a todas las familias que se acercaron y disfrutaron de las propuestas.

Globotomía
Globotomía en la Plaza 25 de Mayo

Directo de la cartelera porteña, se ofrecieron las obras de reconocidos directores como Lisandro Rodriguez y Emilio García Wehbi que a su vez dictaron seminarios (que por supuesto agotaron su capacidad al toque) y sacudieron al público con sus obras. Hamlet está muerto sin fuerza de gravedad fue puesta en escena en la Jefatura de Policía, que lejos de lo que pueda disparar la imaginación, se convirtió en un bellísimo espacio, con ventanales enormes por los que se filtraba una hermosa luz de día, con los pajaritos que cantaban afuera. Marcaron un clima bien distinto a lo que sucede en el Elefante Club de Teatro, su sala de origen en Buenos Aires, en un clima más sombrío. Por otro lado, El grado cero del insomnio de Wehbi, fue sin dudas el plato fuerte de la semana, con provocaciones a los gritos y críticas a todos los reconocidos teatristas porteños, como bien dice el dicho, no dejaron títere con cabeza, ni la del mismísimo creador de la obra.

MIX 3
El grado cero del insomnio / Hamlet está muerto, sin fuerza de gravedad / Fotos: Leandro Bauducco

El amor es un bien de Francisco Lumerman, fue de lo que más gustó por su simpleza y gran adaptación del clásico chejoviano, Tío Vania. Se destacaron las actuaciones de un elenco sólido y sensible que dejó en estádo de shock emocional a más de uno. Prueba y error de Juan Pablo Gómez, fue una sorpresa por la gran alquimia lograda con el espacio en el Club de Automóviles Antiguos, nos generó un estado de desesperación para luego ir armando las piezas de un rompecabezas con olor a cine y backstage, que nos maravilló con su excelente elenco donde se destacó la pequeña Luna Etchegaray. Y si de emociones fuertes hablamos, Carne de Juguete, propuesta rosarina de Gustavo Guirado, se metió de lleno en las secuelas de la Guerra de Malvinas, en una puesta que dio luz a la tremenda sombra que acompaña nuestra historia: los purretes mandados a morir, las madres y novias que no volvieron a ver a sus seres queridos y todo lo que se guarda en un depósito para tratar de olvidar.

MiX 4
Prueba y error / El amor es un bien / Carne de juguete / Fotos: Leandro Bauducco

Varias obras venían de gira y ya las habíamos visto en la Fiesta Nacional del Teatro en Tucumán el mes pasado, y fue muy gratificante volver a resignificarlas con el cambio de contexto, y el cambio de escenario que en muchos casos alteró bastante la percepción de la obra. Como fue el caso de Constanza Muere de Ariel Farace, que pudimos disfrutar en una puesta bastante íntima, deleitándonos con la tremenda actuación de Analía Couceyro bien de cerca, y pudiendo pispiar casi desde adentro, la escenografía y sus incontables objetos. Tus excesos y mi corazón atrapados en la noche de Manuel García Migani (Mendoza), no solo hizo función en Rafaela sino que fue una de las obras que viajó a las subsedes, Suardi y María Juana, donde tuvieron una muy linda experiencia y encuentro con el público local. La Pilarcita de María Marull, fue otra de las obras que generó suspiros, risas y lágrimas, al retratar la vida pueblerina del Litoral en pleno verano, carnaval y procesión de la Virgen milagrosa. Lucía Maciel y Paula Grinszpan se robaron el corazón de todos y fue declarada la dupla femenina bomba de la semana.

MIX 5
Tus excesos y mi corazón atrapado en la noche / La Pilarcita / Constanza Muere / Fotos: Leandro Bauducco

Otra dupla que dio de qué hablar fue la de Mariano Chiesa y Natalia Cociuffo con su descomunal entrega en Los Monstruos, escrita y dirigida por otra gran dupla, Emiliano Dionisi y Martín Rodriguez. Musical nacido en la Bienal Arte Joven que la viene rompiendo en El Picadero a sala llena, fue un éxito rotundo en Rafaela y también se presentó en la subsede de Suardi. Oriunda de uruguay, Listot, la frustración de Jimena Márquez también sacudió las tablas del FTR16, con una propuesta de teatro y danza que puso una vez más en evidencia el dispositivo escénico-actoral, con un agudo uso del lenguaje y sus imposibilidades de traducción. También como propuesta internacional, aterrizó La sangre de los árboles de Luis Barrales (Chile, Uruguay y Argentina) con la esperada actuación de la famosa de la Fiesta, Juana Viale. Con un uso pretensioso del lenguaje (que posiblemente ni las propias actrices entendieran) y una mesa-escenografía que molestaba por su falta de poesía,  lograron que el público saliera con la sensación de que “no entendí nada porque la obra era muy elevada”, no señora, quédese tranquila que nadie entendió nada, y la obra solo elevó la pretensión, no la comprensión del mundo.

MIX 7
La sangre de los árboles / Los Monstruos / Lístot, la frustración / Fotos: Leandro Bauducco

El Feliztival cerró su programación con la obra representante de Rafaela, La Remolienda, que con cierto olor a naftalina puso a un numeroso elenco en escena, el Grupo de Teatro del Centro de la Ciudad de Rafaela, que viene trabajando hace varias décadas, arrastrando entonces los estilos de otra época. Finalmente, llegó el Acto de Cierre con el largo y sentido discurso de la Secretaria de Cultura de Rafaela, María Josefa Sabellotti, que brindó un cálido recuento de la gran semana vivida y agradeció a todos los que hicieron posible la tan maravillosa fiesta teatral. Para despedirnos, subieron a escena Par de Pájaros “El regreso”, una dupla ochentosa con banda en vivo, que rememora boleros e interactúa con el público. Fue otra de las propuestas que giró por todas las subsedes (Suardi, María Juana y Ataliva) y cerró con alegría una semana que quedará en la memoria, imborrable.

Festival final
Espacio Disparante repartiendo alegría por las calles de Rafaela

El Festival de Teatro de Rafaela se consagra sin dudas como un epicentro del panorama nacional de las artes escénicas. Un evento del que solo se dicen cosas hermosas, y esta vuelta, viviéndolo desde adentro, lo aseveramos: la organización fue impecable, no solo porque todo salió tal como se programó, sino porque en cada rincón brotaban sonrisas y gestos de contención. El amor al servicio del teatro como pocas veces pudimos experimentar. ¡Hasta la próxima y aguante el Feliztival!

Artículos relacionados

Ópera en la selva
Hamlet está muerto. Sin fuerza de gravedad.
Bufón
La terquedad