NOTICIAS — 18/06/2014 at 12:02 pm

Se oye el ruido de una tripulación

por

Redondísimo, en su séptima edición, el Napoli Teatro Festival explota con treinta espectáculos en cartel. Su inauguración a cargo de la Vertigo Dance Company, afirma un programa que se planta por lo mejor de la danza y de la prosa, con una dedicatoria especial a la obra del inagotable Antón Chéjov. Seis en total.

Napoli-Teatro-Festival14

Lo más jugoso del asunto es que en este mismo momento, salidos del FIBA y llegados a la ciudad napolitana, el elenco argentino de Un Vania, se prepara para la función de hoy, que ya es la segunda en el festival. La puesta de Marcelo Savignone, provocadora y cómica, jugada hasta lo surreal, comparte el brindis con otros dos abordajes del mismo clásico. Zio Vanja de Andrei Konchalovsky y Zio Vanja de Rimas Tuminas, ambas en el idioma original: ruso para oídos italianos.

Para los nuestros (los oídos) debería estar resonando la edición 2012 que con foco dedicado al teatro argentino incluyó la primer obra de Romina Paula en suelo tano, El tiempo todo entero; tres obras de Claudio Tolcachir (Tercer cuerpo, El viento en un violín La omisión de la familia Coleman) y dos de Daniel Veronesse, Los hijos se han dormido Espía a una mujer que se mata (también chejovianas).

El Museo Nazionale Ferroviario di Pietrarsa ofrece su sede como espacio de experimentación. Este inusual escenario es uno de los guiños que, además de la serie de ensayos abiertos, destacan en el festival.

Chu Chuuú, manden sus trenes a Italia.

Está clarísimo el programa que preside Luigi Grispello: un público y una ciudad movidísima por el teatro. Del 6 al 22 de junio bajo la dirección artística de Luca de Fusco.

Artículos relacionados

Detrás
Ahora Homenaje a la Commedia dell'arte
He nacido para verte sonreír
Five easy pieces