RESEÑAS — 05/05/2017 at 3:25 pm

Tebas Land

por

A primera vista, el problema de Tebas Land parece ser el parricidio. El crimen contra el propio padre se convoca desde el título con reminiscencias edípicas, la gráfica carcelaria y el mismísimo inicio del texto. Pero en una segunda mirada revela, rápidamente, que en esta tierra tebana el tema es el relato. Para el que se anime a mirar por tercera vez, el relato se desborda y las preguntas que se hace la obra giran en torno al cosmos cultural, el arte, la verdad y otras entelequias.

Todo comienza con un autor que, en escena, narra cómo su inquietud acerca del parricidio comenzó a convertirse en una obra de teatro. Su idea: poner en escena el parricidio, poniendo en escena al parricida. Así, comenzará una serie de encuentros que el dramaturgo desarrolla con Martín Santos, el reo, dentro de la cancha de básquet de la prisión. Esa relación, sus vericuetos y su dimensión estética crecen hasta ocupar la totalidad del espacio escénico, pasando por encima del parricidio y volviéndose centro de la puesta. Una puesta interesante, con un texto más que logrado y una propuesta tentadora, aunque para ponernos preciosistas desentone la estereotipación en el personaje del reo.

Con una cámara que graba (y proyecta) lo que ocurre en escena y documentos de todo tipo que se abocan a construir la historia, se pone de manifiesto la parcialidad del registro y la difícil tarea de conocer a una persona a través de su archivo.

Esta propuesta de Corina Fiorillo es una suerte de cebolla semiótica. Capa sobre capa se entretejen los signos y proponen mundos distintos y complementarios que reflexionan sobre su propia constitución. Así, nos enfrenta con preguntas que nos hicimos una, mil y un billón de veces: ¿quién habla cuando alguien habla? ¿Cómo se construye un relato? ¿Qué es el teatro? ¿Y la verdad? ¿Y el arte? Quizás, a fuerza de disfrutar de increíbles puestas como esta, terminemos por saberlo.

Ficha técnico artística

Dirección: Corina Fiorillo

Autoría: Sergio Blanco

Actuación: Gerardo Otero, Lautaro Perotti

Asistente de dirección: María García De Oteyza

Escenografía: Gonzalo Cordoba Estevez

Iluminación: Ricardo Sica

Prensa: Marisol Cambre

Producción: Maxime Seugé, Jonathan Zak

TEATRO TIMBRE 4

México 3554

Teléfono 4932-4395

www.timbre4.com

Viernes 20.45 hs.
Domingo 19.15 hs.

$ 250,00 / $ 230,00

Duración 80 minutos

Artículos relacionados

Molly Bloom
Dios tenía algo guardado para nosotros
Mis tres hermanas. Sombra y reflejo.
Acceso