FESTIVALES, RESEÑAS — 10/10/2017 at 3:42 pm

Tratando de hacer una obra que cambie el mundo (El delirio final de los últimos románticos)

por

Sorprendente creación de la compañía chilena La Re-sentida en la sala Casacuberta del Teatro San Martín. Aplausos de pie para una obra que confirma el buen momento del teatro latinoamericano. 

Dirigidos por Marco Layera, la compañía chilena La Re-sentida visitó por tercera vez Buenos Aires. En esta ocasión en el marco del 11° Festival Internacional de la ciudad y con Tratando de hacer una obra que cambie mundo (El delirio final de los últimos románticos), su segunda pieza, estrenada en Santiago de Chile en 2010, con la que ya habían estado aquí en 2011 y con la que recorrieron Brasil, Perú, Bélgica, Francia, España, Alemania y Holanda. Formada en 2008, la compañía entiende la creación teatral como un “instrumento de crítica, reflexión y construcción”, dice su presentación en el sitio oficial de la compañía. Y continúa: “Desde esta perspectiva, la compañía asume como un deber la desfachatez, la desacralización de tabúes y la reflexión desde la provocación”.

Tratando de hacer… transcurre en 2021 y es la historia de cinco amigos que, encerrados (imposible no pensar en los 33 mineros de la mina de San José) desde hace cuatro años en el sótano de una casa -en cualquier lugar del mundo, sin tener noticias de la realidad, se aclara- deciden crear una obra de teatro que, claro, trate de cambiar el mundo y, por extensión, al público que está presenciando la obra en ese momento. Allí este grupo de actores (Benjamín Westfall, Carolina Palacios, Nicolás Herrera, Pedro Muñoz y Eduardo Herrera), guiados por su idealismo durante la hora y media que alcanza la pieza, harán casi lo imposible por encontrar -munidos con las herramientas que ofrece la práctica del teatro y con la excusa de que acaben las injusticias sociales del país-, un sólido texto dramático que dé cuenta de las problemáticas actuales.

Sin embargo, el corazón de Tratando de hacer… es la búsqueda, el camino para llegar a ese texto, a esos movimientos que den vida a La Obra. Tratando de hacer.. es excelente porque permite reírse del teatro mismo, sin ambages; reírse de los convencionalismos, los lugares comunes y los discursos teatrales hegemónicos, atravesándolos, es decir, poniéndolos en práctica en la obra y derribándolos, faltándoles el respeto, con el objetivo de reflexionar sobre las revoluciones, el fracaso y los íconos culturales. Hasta inclusive permitirse romper la cuarta pared: Benjamín interroga al público en general, luego, a una chica en particular “¿Conoces los besos chilenos?”, le dice, para besarla inmediatamente después. El espacio escénico está muy bien logrado y la iluminación logra transformarse casi en un personaje más, siempre en sintonía con los demás elementos teatrales, de los cuales resalta el actoral, que logra tener al público en un puño.

Chile

Dramaturgia: La Re-sentida

Dirección: Marco Layera

Compañía: La Re-sentida

Actores: Benjamín Westfall, Carolina Palacios, Nicolás Herrera, Pedro Muñoz y Eduardo Herrera

Dirección técnica: Karl Heinz Sateler

Diseño de iluminación: Pablo de la Fuente

Sonido: Alonso Orrego

Asistente de escena: Carolina de la Maza

Diseño de vestuario: Carolina Sandoval

Producción: La Re-sentida, Nicolás Herrera

Duración: 85 minutos

teatrolaresentida.cl

Artículos relacionados

Moira Finucane: "El Glory Box expresa y celebra la humanidad"
Mariano Pensotti on Tour
Ye Katherina
Feliztival, un oasis teatral en Rafaela