ARCHIVO — 09/11/2016 at 4:25 pm

Verde esperanza y no pierde

por

Premisa que ahoga todo temor, aunque razones no falten. En el cuarto de una pensión suburbana un hombre amenaza suicidarse, salvado cada vez por la interrupción de su simpática ¿concubina? que entra, sale, trae y lleva, con el escote bien dispuesto pero sin que el perro viejo muerda.

verde-esperanza-resen%cc%83a

Entre chisme y chocolatada debajo de la cama, el tímido hijo del dueño del Club Atlético Huracán viene a cobrar las cuotas atrasadas. Como enviado por el diablo –su padre- despierta en los anfitriones un rencor adormecido que lo convierte rápidamente en el chivo expiatorio de la vieja querella. A su esperanza permanece la joven mujer hermosa que cierra el triángulo familiar, mitad sueño mitad realidad.

La dramaturgia de Marina Filoc encuentra imágenes bellísimas que develan la esencia de la comedia de fracasos. Esa clase de bromas tortuosas que funcionan una vez para seguir haciéndolo infinitas veces, y su contrapunto, en los fragmentos de poesía que iluminan las acciones cotidianas cuando se realizan al estilo propio. Ternura garantizada. Risas probables. Reflexión para siempre. La dirección de Manuel Vicente le echa raíces hacia la profundidad de todo este asunto. Los cuatro personajes comparten la frescura de su ser entregándose a la historia y a los vínculos, y por sobre todas las cosas a esta forma de contar que no es casual, sino bien intencionadamente independiente.

verde-esperanza

El equipo de fútbol conformado por Mario Alarcón, Osqui Guzmán, Gaby Ferrero y Leticia González De Lellis, juega a los perdedores. Sin embargo, ni personajes ni actores ni equipo técnico, ni nadie, está dispuesto a dejarse derrumbar. Especial mención para el vestuario y escenografía de Mariana Tirantte e iluminación de Leandra Rodríguez, conjunto que apoya el efecto de traslación a la pieza fantástica. Como conclusión a este problema la situación precaria se vuelve fiesta y  los espectadores aplauden efervescentes.

Ficha técnico artística

Dirección: Manuel Vicente

Dramaturgia: Marina Filoc

Actuación: Mario Alarcon, Gaby Ferrero, Leticia Gonzalez De Lellis, Osqui Guzmán

Vestuario: Mariana Tirantte

Escenografía: Mariana Tirantte

Iluminación: Leandra Rodríguez

Fotografía: Luis Szeferblum

Diseño gráfico: Juan Pablo Rodríguez

Asistencia de dirección: María del Mar Rita Juan

Producción: Marina Filoc

BECKETT TEATRO

Guardia Vieja 3556 

Teléfonos 4867- 5185

teatrobeckett.com

Artículos relacionados

Salomé de chacra
Jettatore!
Chau papá
Descenso