RESEÑAS — 04/05/2016 at 1:08 pm

Yo no duermo la siesta

por

En el mundo pueblerino, la siesta significa el horario sin reglas. Por eso es que el tiempo se vuelve territorio y se convierte en la variable que determina las posibilidades de juego. Y una vez que se prende la mecha no va a parar hasta explotar con papelitos de colores y pelos al viento.

Yo no duermo la siesta RESEÑA

Pero primero la casa se tiñe de una cotidianidad que es dócil y aterradora. Como todos los días se intentan tapar las dificultades que en realidad traspasan a este nido de relaciones disfuncionales. Por un lado Dorita, que se debate entre ser ama de la casa o de sí misma, y como contrapunto las chicas, Natalí y Rita, que hacen uso de su ser infantil para hacer correr el tiempo, aún siendo ellas las más conscientes de los problemas adultos. El power trío actoral (María Marull y sus escoltas Agustina Cabo y Micaela Vilanova) nos demuestran que los vínculos entre las personas trascienden las edades, y que la voluntad propia es más fuerte y prometedora que hacerle caso a las conductas que se creen convenientes. Las chicas se morfan las escenas con sus despliegues bizarros de travesuras y Dori se las morfa de amor y de odio a ellas.

La afirmación “yo no duermo la siesta” se vuelve real para todos los personajes, porque cada uno está elucubrando cómo acabar con la situación que lo ahoga. Al fin, antes de que se haga otra vez de noche y sea otro día sin salir, el techo se llena de grietas, y se mezclan los agentes externos e internos en un nuevo giro dramático.

Ondulando en lo tragicómico, que como espectadores argentos sabemos que pica en nuestras sensibilidades, y con una clara inspiración de realismo, comprobamos que el culebrón ha calado hondo en nuestra cultura. También podremos reconocer que todo drama sucumbe en coreografía, y es posible que eso pertenezca a la época que vivimos, o a la sensación de que ya nos las conocemos todas. La ilusión de fiesta siempre nos despierta, aún, sin haber dormido la siesta.

Ficha técnico artística

Dirección: Paula Marull

Dramaturgia: Paula Marull

Actuación: Juan Grandinetti, Laura Grandinetti, Sandra Grandinetti, María Marull, Marcelo Pozzi, Micaela Vilanova

Vestuario: Jam Monti

Escenografía: Jose Escobar, Alicia Leloutre

Iluminación: Matías Sendón

Sonido: Micaela Vilanova

Diseño gráfico: Natalia Milazzo

Asistencia general: Lara Todeschini, Javier Torres Dowdall

Prensa: Carolina Alfonso

Supervisión dramatúrgica: Javier Daulte

Coreografía: Silvia Gomez Giusto

ESPACIO CALLEJÓN

Humahuaca 3759

Teléfono 4862-1167

facebook.com/pages/espacio-callejón

Miércoles 21:00 hs.

$ 200,00

Duración 70 minutos

Artículos relacionados

Ya están las nominaciones a los Premios ACE 2011-2012
Matar cansa
Te quiero poco y todo lo demás
Rafaela, una explosión teatral