Al ritmo de la música electrónica, Carla Crespo y Victoria Roland nos dan una patada en la cara como individuos de esta sociedad para despertarnos de una vez por todas y que veamos la realidad de La Beya Durmiente que, lejos de los cuentos de hadas, es la de tantas víctimas de la trata.

Es domingo a la tarde. Ya comiste los ravioles y dormiste la siesta. La energía empieza a bajar. Y cuando pensás que el bajón pre-lunes se acerca te encontrás con ella, con DJ Beya.

El contraste es grande. La combinación entre arquitectura española del siglo XIX, explotación sexual y ambientación rave no es algo fácil de imaginar. Y en este espectáculo nada es previsible. Al entrar al Xirgu Espacio UNTREF, la sala que se encuentra dentro del Casal de Catalunya en el barrio de San Telmo, el escenario te da la espalda. También hay luces de fiesta y un ritmo que te hace mover el cuerpo. No tomaste ninguna pasti y aún así entrás en una. Es que esta bella Beya interpretada con delicadeza y fuerza por Crespo está en un viaje poético, musical y performático que se sitúa en un oscuro puticlub de Lanús.

La secuestraron y la entrenaron para ser la puta más eficiente a base de drogas, golpes y toda clase de torturas. Uno piensa que en su lugar se suicidaría, pero su pulsión de vida puede más y va a utilizar todos los mecanismos que encuentre para sobrevivir y ¿vengarse? cual Houdini o Kill Bill del conurbano.

El espectáculo está basado en la nouvelle Le viste la cara a dios de Gabriela Cabezón Cámara. Hace algunos años, una editorial convocó a la autora para re-versionar cuentos infantiles, a ella le tocó La Bella Durmiente. Al principio le pareció un embole: la Bella le daba dormida. Y fue esa imagen de zombie lo que linkeó su cabeza con la situación de trata.

Esta Beya perdió la inocencia a las trompadas y lucha por no dormirse: ¿podrá contra ese antro contemporáneo de la violencia machista? Ver su historia resulta denso: su cuerpo está muy herido y sólo le queda la mística religiosa y la poesía para sobrevivir.

En los últimos años hemos visto que el tema de la trata llega de forma diversa, cruel y efectiva a la cartelera de teatro independiente en títulos como En el fondo de Pilar Ruiz, Turba de Laura SbdarLa Fiera de Mariano Tenconi Blanco Trópico del Plata de Rubén Sabadini, entre otras.

Posiblemente, si hubiésemos visto este espectáculo performático en otra época, nos habríamos quedado con la amargura de conocer una triste historia. Pero la marea verde hace que en 2019 algo potente suceda y cuando salís del Xirgu, lejos del bajón del domingo a la tarde, lo que inunda el cuerpo es una furia profunda acompañada por la fuerte convicción de que el patriarcado se va a caer, se va a caer.

Ficha técnico artística

Dirección: Victoria Roland

Actriz y dj: Carla Crespo

Coach musical y colaboración artística: Bárbara Togander

Asistente de dirección: Sofía Costantino

Dirección de arte y diseño de escenografía: Julieta Potenze

Realización de escenografía: Ariel Vaccaro

Diseño de iluminación: José A. Binetti

Diseño de vestuario: Gerónimo Lagos Agüero

Realización de vestuario: Leonardo Colonna y Jessica Vanina Bellomo

Diseño gráfico: Sofia Costantino

Fotografía: Nora Lezano

Acceso para Farsos

Si ya sos usuario ingresa, sino hace click y registrate.